lunes, 27 de noviembre de 2017

Examen de conocimientos: consejos de última hora


El día 2 de diciembre está más cerca que nunca, y la mayoría de vosotros estará realizando un último esfuerzo por absorber todo el conocimiento posible. Ánimo, es la recta final. Para celebrarlo, me gustaría repasar algunos consejos básicos para estos últimos días,  que creo que pueden ser de utilidad.
  • Creo que la temporada del estudiar directamente por el temario ya ha pasado. Céntrate en estudiar por tus resúmenes y esquemas.
  • Realiza todos los test que puedas. Tras finalizarlos, consulta todas las preguntas que hayas fallado en tu material o temario. Esta tarea lleva tiempo pero es altamente recomendable.
  • El día del examen, te recomiendo descansar. Nada de levantarse de madrugada para ponerte a estudiar, ni ir leyendo en el viaje. Necesitas tener la mente despejada y además, no vas a avanzar nada que no hayas conseguido ya.
  • Aunque no sea la entrevista personal, no acudas vestido excesivamente informal.

IMPORTANTE

  • Lleva varios bolígrafos que no sean de tinta liquida.
  • Que no se te olvide tu DNI
  • Antes de comenzar el examen, asegúrate de que contestas en la columna que te han indicado.
  • Cuando te saltes preguntas, ten mucho cuidado y no te corras ninguna casilla al marcar la siguiente
  • Si tienes tiempo, dale un repaso al examen cuando acabes, y arriésgate sólo en las preguntas con las que tienes una duda razonable. Nunca contestes completamente al azar.
Es el momento de sacar fuera todo el duro trabajo que has realizado estos meses. Manten la cabeza fría, que no exista nada más que tú y el examen. ¡Animo! Aquí te dejo otras entradas sobre esta prueba:






lunes, 2 de octubre de 2017

2 de octubre, día de la Policía Nacional


Hoy, día 2 de octubre, se celebra como todos los años el patrón de la Policía Nacional, los Santos Ángeles Custodios. Por desgracia, este año me invade una profunda tristeza en éste nuestro día.

Primero quiero felicitar a todos los miembros de este amado cuerpo al que pertenezco, y de forma muy especial a los compañeros que han sido enviados a Cataluña y también a los que están destinados allí de forma permanente, los grandes olvidados.

Vivimos tiempos complejos, el mundo al revés. Los buenos y malos del pasado han intercambiado sus papeles. Ahora los buenos, o al menos, los que cumplen con su deber, con la ley y con su juramento son los malos. Y los intolerantes, los violentos, los que hacen dejación de sus funciones, desoyen mandamientos judiciales, los que violentan la Constitución, los que traicionan las reglas del juego y su propia jura o promesa son los buenos.

Muchos de esos nuevos "malos" son los Policias y Guardias Civiles que viven y trabajan en Cataluña. Jóvenes que que no han cometido otro delito que ser de otro lugar de España y tomar en su día la decisión de ser servidores públicos. En el día de hoy estoy recibiendo testimonios de compañeros que son expulsados de hoteles y vetados en gimnasios. Al parecer, empresarios de algunas localidades se han reunido y han acordado esta medida, supuestamente en compañía de algunos miembros de los Mossos d´Esquadra. Otros compañeros se han levantado hoy con notas en sus buzones, presentes amenazantes para turbar su tranquilidad. Nadie debería tener miedo al entrar al portal de su casa, ni ser un apestado, un señalado en su lugar de residencia.

En otras ocasiones se han dado persecuciones por las calles de policías francos de servicio, a los que una turba ha intimidado y vejado cuanto ha querido.

Sé que muchos estamos pensando lo mismo. El País Vasco de los 70 y 80, en el que los compañeros vivían escondidos, en una paranoia constante, sin confiar en nadie, yendo a comprar tabaco a 25km porque nadie les servía en el pueblo.

¿Habéis oído hablar de esto en algún medio? No. ¿Por que? Porque a nadie le importa. Sólo somos policías, para eso nos pagan. En muchos casos, por supuesto hay quien se alegra. Unos nos odian, y los otros nos utilizan a conveniencia, mal pagados y en condiciones cuestionables. Periodistas y políticos que sólo nos utilizan para sacar carnaza, atacar al contrario u obtener réditos electorales, sin importarles lo más mínimo pisotear el honor, el trabajo o el buen nombre de un grupo que personas que antes que policías son seres humanos.

Hoy siento que estamos solos, muy solos, y que tenemos poco que celebrar. Me queda la esperanza de que para la gente cabal, el día 1 de octubre unos y otros cuerpos nos hemos retratado. Sólo me resta mandar un fuerte abrazo a todo el cuerpo de la Guardia Civil, del que me he sentido profundamente orgulloso.

Un abrazo a todos y feliz patrón

jueves, 28 de septiembre de 2017

Sobre las concentraciones de apoyo a policías y guardias civiles


En algunas comisarías y cuarteles de España se están sucediendo, de forma improvisada, pequeñas  concentraciones de apoyo a los policías nacionales y guardias civiles que parten hacia Cataluña. Estas reuniones han levantado cierta controversia, incluso han precipitado un comunicado del Ministerio del Interior, manifestando que no iban a permitirse en próximas ocasiones.

Primeramente, abordemos la supuesta controversia. En estas despedidas, las banderas que han ondeado han sido siempre la española, la oficial, y en muchos casos también la catalana. No hay ningún problema con eso, aunque desde algunos sectores se tilde de "facha" al que osa mostrar la enseña nacional. Por lo visto, algunos de los asistentes de alguna de estas concentraciones ha gritado "¡A por ellos!", lo que ha levantado polvo y ha sido resaltado en todas las noticias que abordaban el tema.

Sin duda es una consigna desafortunada. La Policía y la Guardia Civil no van a por nadie, sino que acuden por el mandato de la autoridad judicial para asegurar el cumplimiento de las leyes y resoluciones. Pero no hay que perder de vista que es un comentario poco acertado puntual y que no por ello se debe criminalizar estos actos.

Ahora hablemos de lo importante. ¿Por que se hacen estas despedidas?

Los policías nacionales y guardias civiles desplegados en Cataluña están sufriendo un acoso y persecución brutal. Hemos podido leer en noticias cómo alcaldes humillaban a un guardia civil uniformado con una nariz de payaso, como se increpaba de forma tumultuaria a un policía por la calle o como se organizaban caceroladas de madrugada frente a los cuarteles para "minar su moral". Guardias civiles estuvieron 20 horas atrincherados en un edificio, cercados por violentos, mientras destrozaban sus coches y robaban su material. Están siendo señaladados, perseguidos, odiados por unos e ignorados por otros, y todo ello lejos de sus familias y malviviendo en hoteles de mala muerte o hacinados en camarotes.

Es por todo ello que algunos compañeros y ciudadanos quieren mostrarles su apoyo, subirles el ánimo y demostrarles que no están completamente solos. Y desde luego os afirmo que yo asistiré a todas las que pueda

domingo, 10 de septiembre de 2017

Felicidades, promoción XXXIII


Creíais que nunca llegaría este día. Durante aquellas temporadas de estudio, academia, entrenamiento, lo veiais como un sueño lejano y difícil. Pues ha llegado, el primer día del resto de vuestras vidas.

Lo que comienza ahora es una nueva etapa vital, nuevos amigos, nuevas experiencias, para muchos nuevas ciudades. Es inevitable que algunas cosas que apreciais ahora queden en el camino, pero eso no es lo que debe preocuparos ahora.

Dejáis, o deberíais dejar de ser, ciudadanos normales. Pasáis a formar parte de la delgada línea azul que separa las ovejas de los lobos, os convertís en garantes de la legalidad y la justicia las 24h al día, al menos aquellos de vosotros que seáis dignos del uniforme que vais a vestir.

Algunas personas, cuando llevan algunos años jurados, dejan de dar importancia al puesto de trabajo que ocupan, despotricando, desprestigiando, y en muchos casos, haciendo menos de lo mínimo exigible. Si habláis alguna vez con uno de ellos, siempre esgrimirán estupendos argumentos para actuar si.

Mi mensaje para vosotros hoy, es que tratéis de no olvidar nunca la ilusión con la que partís hacia la escuela. Lo orgullosos que estáis de vosotros mismos, y lo agradecidos que estáis al cielo por ver ese APTO en la pantalla. A veces, con los trienios, uno olvida por qué opositó. Vas recibiendo palos, y no de los chorizos, sino del sistema, la sociedad, la institución en si misma o incluso de los propios compañeros. En esos momentos más que nunca tendréis que mirar dentro de vosotros mismos y buscar a ese pepinillo lleno de ilusión que sois hoy.

Y sobretodo recordad que sois el testigo de miles de compañeros que antes de vosotros, mancharon su uniforme de sangre, metralla, lágrimas, o que lo dejaron para siempre en el fondo del mar. Todos ellos llevaban la misma placa que vosotros. Tratad, dentro y fuera del trabajo, de ser siempre dignos de ellos. Vuestras malas acciones, una vez conocida vuestra condición de policías, dañan a todo el colectivo.

Disfrutad, compañeros, y aprender. Por momentos se os hará duro pero con el tiempo recordaréis la escuela con cariño.

Bienvenidos. Os espero en las calles.